Trazado

Determinación del Camino

Cuando la Junta Directiva se propuso determinar por dónde discurriría el Camino, tanto el trayecto de Alcaudete a Córdoba como el de Córdoba a Mérida, se adoptaron dos criterios:

1º) Un criterio totalmente histórico, esto es, proseguir el recorrido de los caminos medievales que en la zona existían, herederos, en gran parte, del trazado de las calzadas romanas y posteriormente musulmanas. Así, el tramo desde Alcaudete se corresponde con dos vías romanas, una proveniente de la provincia de Jaén y otra de la de Granada, que a la altura de la Laguna del Salobral se unificaban para acabar en la capital de la Bética, Corduba. El que lleva a Mérida sigue hasta El Vacar la calzada romana que desde Corduba partía hacia la capital de la Lusitania, Emerita Augusta. Desde El Vacar hasta Alcaracejos se usa un camino ancestral utilizado tanto para alcanzar las minas de mercurio de Sisapo, la actual Almadén como para llegar hasta la ciudad de Toledo por el Valle de la Alcudia. Desde Alcaracejos a Monterrubio de la Serena, se utiliza una vía natural de enlace entre los valles de los Pedroches y el de la Serena, para ya en la población pacense continuar de nuevo por la calzada romana Corduba-Emerita. Para más detalle sobre ellas, es valiosísimo el trabajo del profesor de la Universidad de Córdoba D. Enrique Melchor Gil titulado “Vías romanas de la provincia de Córdoba” (Obra Social y Cultural Cajasur. Córdoba, 1995). Hoy, estos caminos son en su gran mayoría vías pecuarias: Cordel de Granada, Cañada Real Soriana, Senda del Rey, Colada de Zalamea, etc.

2º) Un criterio práctico. Así, aún pensando que quizás la mejor unión entre Córdoba y Mérida sería seguir el trazado íntegro de la calzada romana, se tuvo en cuenta las dificultades que ocasionaba su recorrido especialmente por el Valle del Guadiato, en la provincia de Córdoba, donde la carretera nacional, el trazado del ferrocarril, dos embalses (la calzada romana reposa bajo sus aguas), una central térmica, urbanizaciones, etc., hacen casi imposible el tránsito normal por ella. Por ello, en el año 2001, y por las experiencias de lo peregrinos que comenzaban a caminar (especialmente significativa fue la indicación de la Asociación de Granada, presidida por aquél entonces por Francisco Sánchez Rosel), se modificó el recorrido del Camino Mozárabe pasándolo por donde actualmente transcurre. Previamente, se solicitó tanto a los ayuntamientos de Espiel y Belmez su colaboración para intentar que realizaran las gestiones oportunas para que se mantuviera el trayecto por la zona, pero la Asociación no fue escuchada. El trazado del Camino por el Valle de los Pedroches se encuentra totalmente libre de obstáculos, además de proporcionar al peregrino tanto avituallamiento como alojamiento sin ningún problema.

El resultado, en consecuencia, es un Camino que refleja con bastante fidelidad las rutas históricas medievales, además de ser escaso el recorrido por carreteras. Cuando así ocurre, éstas son locales o comarcales de poco tráfico. En definitiva, es un Camino ideal para todos aquellos peregrinos que busquen alejarse por unos días del bullicio que la vida cotidiana nos impone, además de que hay que tener presente que las localidades andaluzas y extremeñas, aparte de aquéllas con cierta entidad de población y las capitales, poseen todavía hoy una economía basada en gran medida en la agricultura y la ganadería.

al-istajri25

PLANO DE TOMÁS LÓPEZ (1797).Camino de Castro del Rio a Córdoba, que coincide íntegramente con el actual

castro-cordoba